Archive | April, 2013
Video

Padre Pedro Ortíz habla de la desobediencia civil en Vieques

30 Apr

http://bcove.me/bwyrufzp

http://www.elnuevodia.com/videos-padrepedroortizhabladeladesobedienciacivilenvieques-2324723441001.html.

A diez años de la paz en Vieques

25 Apr

La violación de derechos humanos en Vieques no ha terminado.
Perfil de Autor Por Josefina Pantoja Oquendo
Publicado: martes, 23 de abril de 2013

Catorce años atrás el viequense David Sanes perdió la vida en su espacio de trabajo cuando la Marina de Guerra de Estados Unidos lanzó una bomba en el lugar equivocado. Sanes laboraba como guardia de seguridad de una compañía privada contratada para prestar vigilancia en los terrenos ocupados por el cuerpo militar. Ese trágico incidente fue el detonante que fortaleció la lucha que por décadas los habitantes de la Isla Nena libraron para recuperar su libertad y el derecho a vivir en paz. Con estrategias de desobediencia civil pacífica, activismo continuo, una solidaridad inquebrantable y unitaria por parte de la población de la Isla Grande, ocurrió lo impensable. El 1 de mayo de 2003, la poderosa Marina fue expulsada de Vieques. Cesaron las explosiones que atormentaban a la gente, la aborrecible presencia de los militarotes dejó de retar a la ciudadanía y la imagen de David venciendo a Goliat se hizo realidad.

Aquel evento y consenso nacional que lo produjo, ha sido invocado por las organizaciones de base comunitaria y por la sociedad civil en luchas posteriores por la defensa de los derechos humanos, como fue el caso del gasoducto y el referéndum con el que se pretendía eliminar el derecho absoluto a la fianza, en las cuales el Pueblo también prevaleció. Transcurrida una década desde entonces, la ciudadanía viequense se dispone a conmemorar su triunfo. Una jornada de actividades que se extenderá del 1 al 4 de mayo nos hará revivir el recuerdo de los campamentos de desobediencia civil, los piquetes y marchas, tanto en la isla municipio como en la más grande del archipiélago; los juicios de las cientos de personas que cumplieron cárcel, las vigilias frente a la cárcel federal de Guaynabo, el desafío de los pescadores en sus pequeñas lanchas frente a las grandes embarcaciones de la Marina. Todavía miramos con asombro el extraordinario apoyo boricua en Estados Unidos, así como el respaldo internacional al fenómeno pocas veces visto que estaba ocurriendo en nuestra Isla. Un municipio pequeño, cansado de ser pisoteado por la Marina de Guerra de la nación considerada como la más poderosa del mundo, enfrentando a su opresor, sin miedo, con la valentía que inspira el respeto por la dignidad propia.

Sin embargo, la alegría que concede el recuerdo del triunfo, no puede obviar una dolorosa realidad. La violación de derechos humanos en Vieques no ha terminado. La secuela de los efectos ambientales causados por las prácticas militares durante más de seis décadas, se evidencian en las precarias condiciones de salud de la población. Las estadísticas de cáncer siguen disparadas y desproporcionadas con relación a las de la Isla grande, así como los índices de contaminación de diferentes metales peligrosos siguen siendo muy preocupantes. El gobierno federal insiste en que la incidencia de cáncer y otras enfermedades en Vieques no guarda relación con los abusos que cometió la Marina. Los estudios de las y los profesionales de la Ciencia en Puerto Rico demuestran lo contrario. Todo esto se agrava con la metodología escogida por Estados Unidos para limpiar los terrenos de las bombas y otros explosivos que utilizaron en sus prácticas. Han usado la menos costosa, aunque sea la más contaminante, en perjuicio de la población.

Para colmo de males, los servicios de salud que el gobierno de Puerto Rico le está ofreciendo a la población reflejan prácticas discriminatorias. El Centro de Salud carece de materiales e instrumentos necesarios, así como de máquinas especializadas para hacer estudios. Tampoco el Departamento de Salud envía especialistas para atender a la población que tiene que trasladarse a la Isla Grande con condiciones adversas en el mar y un sistema de transportación de cuestionable eficiencia. La falta de sensibilidad y compromiso de las doctoras y doctores contratados por la administración gubernamental es una queja reiterada de pacientes y sus familiares.

El pasado 19 de abril, en ocasión del aniversario de la muerte de David Sanes, un grupo de compañeras y compañeros nos manifestamos en la plazoleta de Centro Médico, a donde con frecuencia la gente de Vieques tiene que viajar para recibir diálisis, radio o quimioterapia o para ser atendidos por especialistas en cardiología, nefrología, urología, por condiciones que sufren de forma desproporcionada. Marchamos hasta el Departamento de Salud para reclamar atención de calidad a las necesidades de salud de la población de la Isla Nena, donde representantes del Secretario de Salud nos recibieron. Las portavoces del grupo fueron tres compañeras de Vieques quienes, precisamente, estaban haciendo gestiones con la Fundación Susan G. Komen para que sus compueblanas puedan hacerse las mamografías sin tener que viajar. Una vez más fue conmovedor escuchar sus relatos sobre las zozobras que enfrenta la población y las vidas que se pierden por el mal servicio de salud que reciben.

La querida compañera Carmen Valencia, una de las lideresas de la Alianza de Mujeres Viequenses, narró la odisea que vivió su familia cuando su esposo sufrió una caída que le causó una fractura, la cual no fue diagnosticada por varios días. La doctora le prescribió un medicamento para el dolor y lo envió a su casa. Cuando su condición empeoró acudieron de nuevo al Centro donde encontraron que no se podían hacer las placas. Tuvieron que recurrir a uno de los pocos médicos con práctica privada en el pueblo. Después de examinar al paciente encontró que su condición era de cuidado y había que trasladarlo a la Isla Grande, pero ese referido para que se le proveyera transportación área de emergencia, sólo podía ser autorizada por el doctor o doctora que estuviera en el Centro de Salud. El esposo de Carmen llegó a Puerto Rico, pero como tenía otras condiciones de salud que complicaron el cuadro mal atendido, falleció. Había transcurrido demasiado tiempo.

La valiente Carmen, maestra retirada y excelente modista, quien dedica sus energías a buscar servicios de salud para la población viequense con una dedicación admirable, no pudo hacer nada por su esposo. Oír su voz entrecortada por el llanto, pero indignada y firme en el reclamo de que no se discrimine contra la gente de Isla Nena, para quienes invocó el mismo derecho a servicios de salud que tienen las y los residentes de este lado del mar, nos hicieron cobrar conciencia de que la lucha en Vieques continúa.

Aunque debemos sentir orgullo de la hazaña lograda diez años atrás, queda un largo camino por recorrer y como hicimos con más intensidad a partir del 1999, nos corresponde seguir apoyando desde acá y también desplazándonos allá, las iniciativas de las compañeras y compañeros de Vieques para que se respeten y se les garanticen sus derechos humanos. De las cuatro Ds invocadas durante la histórica jornada para detener los bombardeos y sacar la Marina, tres siguen teniendo vigencia: descontaminación, devolución de terrenos y desarrollo económico. La desmilitarización se logró, gracias a la voluntad del pueblo de Vieques y el de Puerto Rico.

Tantos años para reivindicar su derecho a vivir en paz, requieren que esa paz sea con justicia. Nos vemos en la querida Islita del 1 al 4 de mayo.

http://www.claridadpuertorico.com/content.html?news=29C9725FA58C4E8E6C6D8BD05C9033C5

Volvamos a la calle, la agenda está servida

25 Apr

Por Luis Pedraza Leduc

La gente común y corriente tiene el deseo de que las cosas en nuestro país cambien para bien de todos y todas.
Por Luis Pedraza Leduc
Publicado: martes, 23 de abril de 2013

La gente común y corriente, esa gente que aplaudió el lanzamiento del huevo y lamentó no haber dado en el blanco, tiene el deseo de que las cosas en nuestro país cambien para bien de todos y todas. Esa gente común y corriente que votó en las pasadas elecciones lo hizo por mejorar a Puerto Rico. La mayoría no votó por García Padilla, pero la mayoría sí votó contra Fortuño. Y aquellos que no votamos por diferentes razones, también queremos el bienestar general.

Esa verdad simple no la quieren entender nuestros gobernantes. Dan un pasito pa’lante y tres pa’trás. Nos venden el aeropuerto y nos protegen miles de cuerdas de terreno. Apoyan los molinos de viento en tierras productivas y tienen problemas para enmendar la ley que prohibió las manifestaciones ante ese mismo proyecto. Denuncian la Ley 7 y provocan “renuncias” a granel en el gobierno, poniendo en crisis la prestación de servicios en las agencias de gobierno. No cumplen con leyes que garantizan beneficios económicos, no pagan horas extras y eliminan bonos de Navidad y planes médicos a futuros retirados. Nada, que si esto no es medicina amarga, dígame cómo se bebe.

Es momento de hacer un llamado para que los sectores sindicales, comunitarios, políticos, religiosos y culturales, entre otros, que hemos reclamado un cambio serio y profundo en la política económica del país, nos movilicemos para llevar nuestra voz y exigencia de cambio en nuestro país. El próximo jueves 25 de abril, momento en que el gobernador, Alejandro García Padilla, esté presentando su mensaje de situación del país, debe ser aprovechado por todos y todas para reafirmar nuestro reclamo de cambio. El 1ro de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores y las Trabajadoras, debe ser celebrado en apoyo a Vieques y en reclamo de una política económica a favor del Pueblo y no del capital. Por ello no se limpian las tierras de Vieques. Por ello no se desarrolla su economía, porque no se trabaja para el Pueblo sino para los intereses económicos.

Exigimos un cambio para que las corporaciones gubernamentales respondan a los intereses del país y no a los bonistas, empresarios y casas de corretaje. Que se detenga el asalto político a las corporaciones públicas, la Universidad de Puerto Rico y las agencias de gobierno.

Exigimos un cambio para que se nos devuelva el aeropuerto, se defienda el Sistema de Retiro de los Empleados Públicos del Gobierno Central y los municipios y se garantice un plan de salud para todos los empleados retirados posterior al 1ro de julio de 2013.

Exigimos un cambio para que la escuela pública tenga toda la atención y recursos para ofrecer una enseñanza de calidad. Exigimos un cambio para que en nuestras comunidades se propicien condiciones que reconozcan los derechos colectivos, la autogestión y el apoderamiento por parte de la comunidad. Exigimos un cambio para que la cultura puertorriqueña sea dignamente defendida, promovida y conservada.

Exigimos un cambio para que existan reales ofertas de empleo, con puestos permanentes y bien remunerados. Que los despedidos por la Ley 7 regresen a sus empleos y tengan preferencia para llenar cualquier puesto en el gobierno.

Exigimos un cambio para que los derechos humanos de todos y todas, los y las, que vivimos en nuestra tierra sean reconocidos y protegidos del discrimen y la persecución.

Exigimos un cambio para que se respete la negociación colectiva en la empresa pública, las agencias de gobierno y el sector privado. Que se respeten y se amplíen los derechos laborales, la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores y se mejoren los salarios.

El mensaje sobre la situación del país y la presentación del presupuesto para el próximo año fiscal nos concierne a todos y todas. Los primeros meses del gobierno de García Padilla no han demostrado cambios fundamentales a la política neoliberal de otras administraciones. Siguen gobernando los empresarios y el interés económico internacional. Continúa la desigualdad económica y social. Y no se proponen medidas que demuestren cambios a favor del Pueblo.

Ante este cuadro, la Coordinadora Sindical invita de manera unitaria y amplia a la concertación de esfuerzos para reclamar, exigir y protestar donde sea necesario. La agenda está en la calle.

http://www.claridadpuertorico.com/content.html?news=28C79634F6C656A2095E679EAF31F0A3

Entrevista a Robert Rabin

25 Apr

El 19 de abril de 1999, hace  14 años, una bomba lanzada por la Marina de Guerra de Estados Unidos en Vieques asesinó al guardia civil David Sanes Rodríguez.

Su muerte se convirtió en el catalítico de un impresionante movimiento civil que puso de rodillas al Ejército de Estados Unidos, y que finalmente logró el cese de todas las prácticas militares en la Isla Nena en mayo de 2003.

La presencia de la Marina de Guerra en Vieques se remonta a la década de 1940, cuando comenzaron las  expropiaciones de tierras. También desde sus inicios, los y las viequenses ofrecieron resistencia a la presencia militar, sosteniendo una larga oposición que fue clave en el movimiento masivo que comenzó en 1999.

La salida de la Marina no era lo único que reclamaban los viequenses. Para muchos, la presencia militar era un problema central dentro de la desigualdad social existente. Ejemplificaba la ausencia de poderes reales en los puertorriqueños y puertorriqueñas de clase baja y trabajadora. La contaminación ocasionada por las prácticas militares incrementa todos los problemas de salud. Su presencia era un obstáculo al adecuado desarrollo económico de Vieques.

Por eso se hablaba y se habla todavía de las 4 D: Desmilitarización, Descontaminación, Devolución y Desarrollo.

A 10 años de la salida de la Marina de Vieques, todavía quedan muchas cosas por lograr. Las tierras que antes eran ocupadas por la Marina ahora le pertenecen al Servicio de Pesca y Vida Silvestre, otra agencia federal. Las tierras no se han descontaminado ni se han devuelto a los viequenses. Y el desempleo y la falta de desarrollo económico continúan azotando a la Isla Nena.

Giovanni Roberto estuvo en Vieques y realizó esta entrevista a Robert Rabin, uno de los portavoces del Comité Pro Rescate y Desarrollo de Vieques.Imagen

http://socialismointernacional.org/2013/04/24/a-sacar-la-marina-ahora/

¡A Sacar la Marina AHORA!

25 Apr

http://socialismointernacional.org/2013/04/24/a-sacar-la-marina-ahora/

Artículo publicado como Editorial de Socialismo Internacional para los meses de mayo y junio de 1999 –

El pueblo de Puerto Rico está indignado y en pie de lucha. Y existe un gran júbilo porque se ha logrado una importante victoria en Vieques. La Marina de Guerra se encuentra acorralada y ha sido forzada a detener sus prácticas militares en la Isla Nena. Ya hay cuatro campamentos en terrenos restringidos de la Marina y cientos de personas han participado en actos de desobediencia civil. La lucha lejos de menguar ha ido tomando fuerza.

Todos los partidos políticos y todas las clases sociales han manifestado su deseo de que se suspendan los bombardeos en Vieques. Parecería que la sociedad puertorriqueña finalmente se ha puesto de acuerdo sobre un asunto importante.

Sin embargo, esta unidad de proposito oculta diferencias que son de vital importancia para la lucha anti-imperialista que se lleva hoy en Puerto Rico. Mientras algunos exigimos la salida inmediata de la Marina otros hablan de una salida escalonada o gradual.

El presidente de la Cámara, Charlie Rodríguez, ha dicho que: “en Vieques se debe descontinuar para siempre el uso de armas vivas en estas prácticas, de igual manera vamos a insistir en que debe comenzarse un proceso escalonado de devolución de tierras al pueblo de Puerto Rico, al pueblo de Vieques, comenzando con aquellas que realmente no tengan valor para los ejercicios militares que se realizan en este lugar”.

Al igual que Rodríguez, varios de los miembros de la Comisión Especial nombrada por el gobernador creen en la salida gradual de la marina de Vieques.

En realidad pedir la salida gradual de la Marina es igual que pedir su permanencia en Vieques por muchisimos años adicionales, quizás décadas. El mejor ejemplo lo es el acuerdo entre la Marina y el entonces gobernador Carlos Romero Barceló. La palabras se quedaron en el papel y el acuerdo nunca se cumplió. Ninguna de las cláusulas fundamentales del acuerdo se implementaron porque el gobierno de Puerto Rico no tiene ni el poder ni la voluntad de obligar a la marina a nada.

Otra diferencia importante entre los sectores que aparentemente están unidos por la salida de la Marina de Vieques tiene que ver con la relocalización del Comando Sur a la isla y con el futuro del Radar ROTHR.

Norma Burgos apoya el establecimiento del Comando Sur en Puerto Rico, sin importarle que el componente de operaciones del Comando Sur reclame necesitar las facilidades de Vieques para sus prácticas militares. De igual modo apoya la presencia del Radar en Vieques. Ella preside la Comisión Especial con esa aparente contradicción -al mismo tiempo fomenta y opone la presencia militar en Puerto Rico.

Hay que entender que la Comisión Especial fue nombrada por el gobernador con la intención de controlar la militancia de los que quieren expulsar a la marina de Vieques.

Hoy la Comisión Especial reclama explicasiones de la marina, le demanda apertura para la prensa y se pronuncia contra las practicas militares en Vieques, pero mañana llamarán a la calma, hablarán de la importacia de la seguridad nacional, fomentarán acciones pacíficas y prolongados procesos legales como métodos de lucha.

Es importante fomentar una actitud crítica ante la Comisión Especial para evitar que en un futuro puedan descarrilar nuestra lucha contra la Marina de la misma forma en que algunos burocratas sindicales descarrilaron la Huelga del Pueblo en 1998. Por eso nos parece un terrible error que Claridad publique titulares como: “Doña Norma está aprendiendo…” y “Aplausos a la Comisión sobre Vieques”. (Claridad 28 de mayo al 3 de junio de 1999)

La Comisión Especial se compone parcialmente de importantes miembros de los principales partidos que han administrado el gobierno en Puerto Rico, quienes han sido cómplices de los crimenes cometidos por la Marina de Guerra de los Estados Unidos en Vieques.

Muy bien lo ha dicho Alba Encarnación, activista viequense, quien refiriendose a un video que mostraba la devastación causada por la Marina en Vieques dijo: “Lo triste es que todo lo que vimos ahí ahora, el gobierno de Puerto Rico los sabe, lo sabía el gobierno del Partido Popular Democrático y lo sabe el gobierno del Partido Nuevo Progresista. Todo lo que la Marina ha hecho en Vieques, lo hace en contuvernio con el gobierno que esté de turno en Puerto Rico.”

La lucha por sacar a la Marina no puede dejarse en las manos de la Comisión Especial. Esta debe ser una lucha de la clase trabajadora, la misma clase que enfrenta el desempleo, el cáncer y los accidentes causados por la presencia militar.

Son las cientos de personas comunes y corrientes que han marchado y han hecho desobediencia civil las que pueden organizar a miles para sacar a la marina de Vieques.

Los sindicatos y los estudiantes y otros activistas con sus acciones masivas tienen el poder de impedir que Vieques se siga utilizando como trampolín para las guerras imperialistas de Estados Unidos. Esa victoria no la podemos posponer. ¡TODOS Y TODAS, A SACAR A LA MARINA AHORA!

 Imagen

Video

Vieques: descubre la verdad

25 Apr

El próximo 1ro de mayo los viequenses y el resto del País conmemoran los 10 años de la salida de la Marina de Guerra de los Estados Unidos de Vieques. Pero, aunque la Marina abandonó físicamente la isla municipio, para sus habitantes su presencia continúa.

vieques-bombardero-620x346

Esa presencia se manifiesta en una crítica situación económica, con alarmantes cifras de desempleo. De igual forma, Vieques enfrenta históricos problemas de transporte y salud que al día de hoy continúan desatendidos.

Nuestro Director de Noticias, Julio Rivera Saniel, visitó Vieques, para recoger los testimonios de los habitantes de la Isla Nena. Sus historias, al igual que los testimonios de líderes de la lucha contra la Marina como Ismael Guadalupe y figuras políticas como Rubén Berrios, repasan estos diez años. Mientras, la ex gobernadora Sila Calderón rompe el silencio sobre un encuentro que marcó su vida y, según asegura, su posición final sobre la presencia de la Marina de Guerra en Vieques.

Descubre la verdad. Sintoniza este próximo 1ro de mayo, a las 3 de la tarde el reportaje especial “Vieques: Diez años después. ¡La lucha continúa!”. Desde ya, deja en Twitter tus comentarios y reflexión sobre estos 10 años con el hashtag #Vieques10

http://www.radioisla1320.com/?p=26657

El deporte dijo presente en la lucha viequense

25 Apr

Uno de los eventos más recordados se dio el 18 de septiembre de 1999, cuando Félix “Tito” Trinidad subió al cuadrilátero para enfrentar a Oscar de la Hoya.Imagen

Por Esteban Pagán Rivera

En tiempos en  que el pueblo unió su voz en un reclamo, el deporte también sirvió como una importante plataforma.

Hace 10 años, diversas figuras deportivas utilizaron sus vías de exposición para apoyar el movimiento que pidió la salida de la Marina de Guerra de la isla municipio de Vieques. Desde cuadriláteros de boxeo hasta canchas de torneos internacionales, el mensaje de “Paz para Vieques” encontró diversos canales para llegar al ámbito internacional.

Uno de los eventos más recordados se dio el 18 de septiembre de 1999, cuando Félix “Tito” Trinidad subió al cuadrilátero para enfrentar a Oscar de la Hoya. Al momento de llegar al ring, don Félix Trinidad padre sacó una bandera que leía Peace for Vieques (paz para Vieques). La bandera  también se vio en instantes de la transmisión mientras el equipo de Trinidad caminaba desde el camerino hasta el cuadrilátero.

“Sé que en Vieques estaban pasando un momento difícil, que deseaban que la Marina saliera. Y siempre me he identificado con mi gente”, recordó ayer Trinidad al conversar por  vía telefónica con Primera Hora.   “¿Por qué no hacerlo en un momento en el que estaba todo el mundo viendo, en la pelea más grande de mi carrera?  Lo hice de corazón y,  de veras, si tuviera que hacerlo de nuevo, lo haría”, añadió.

Otro ex campeón mundial de boxeo, el viequense Nelson Dieppa, rememoró lo mucho que significó para sus compueblanos el acto de Trinidad.  “Cuando la gente de Vieques vio lo de Tito, eso fue algo muy grande.  Tito se botó, de verdad.  Tal vez los estadounidenses no sabían de lo que Tito estaba hablando, pero puso a Vieques en el mapa”, sostuvo Dieppa.

Dos años después de la pelea Trinidad-De la Hoya, en el Torneo Premundial de Baloncesto en Neuquén, Argentina, José “Piculín” Ortiz entró a la cancha con una banda en la frente que pedía paz para la isla municipio, y también portó, junto con otros jugadores del Equipo Nacional, un cartelón con el mismo mensaje. En el mismo escenario, la selección de Argentina, que un año después quedó subcampeona del mundo en el Mundial Indianápolis 2002, también entró con otra pancarta apoyando la causa.

“Dijimos presente porque nos solidarizamos con la causa, queríamos que terminara el abuso y el sufrimiento en el pueblo de Vieques, que llevaba tantos años”, expresó ayer Ortiz.  “Y para colmo de los colmos, sucedió la muerte del joven David Sanes. Eso fue el evento que colmó la copa. Fue algo muy importante para nosotros”.

También en el 2001, un grupo de deportistas y artistas puertorriqueños publicó un anuncio en los diarios New York Times y Washington Post en el cual se le pidió al presidente George W. Bush el cese de bombardeos en Vieques.  Entre dicho grupo figuraban los peloteros Juan “Igor” González, Roberto Alomar, Iván Rodríguez, los boxeadores John Ruiz y Trinidad, y el golfista Chichí Rodríguez.