Archive | Salud RSS feed for this section

“Queremos hacerles la vida más llevadera”

27 Nov

http://www.primerahora.com/noticias/puerto-rico/nota/queremoshacerleslavidamasllevadera-1050029/

Por Libni Sanjurjo / lsanjurjo@primerahora.com
11/27/2014 |00:00 a.m.

El cáncer en Vieques ha sido objeto de estudio de investigadores que concluyeron que es preocupante que “mientras la mortalidad por cáncer en Puerto Rico demostró una disminución de 7 por ciento, en Vieques no se ha visto una disminución en la mortalidad por esta causa”. (Facebook)crop_10623533_268955489971116_9070597446559158627_o_1_1

Un grupo de ciudadanos ha creado una organización sin fines de lucro para suplir las necesidades básicas de pacientes con cáncer en Vieques.
Si existe la necesidad de ayudar y tenemos la experiencia recaudando fondos, ¿por qué no hacerlo nosotros mismos?
La premisa anterior resume la esencia de lo que originó Vieques En Rescate, Inc., una organización sin fines de lucro que suple las necesidades básicas de los pacientes de cáncer en la isla municipio.
Según el presidente, Teófilo Bermúdez Garay, un grupo de voluntarios que hacía 11 años colaboraba con el esfuerzo de recaudación Relevo por la Vida, de la Asociación Americana del Cáncer, decidió concentrar sus energías en recaudaciones que impactaran específicamente a los pacientes con los cuales constantemente se encuentran: sus vecinos viequenses.
“Como estábamos en estas, realizando actividades para Relevo durante todo el año, (nos preguntamos) por qué no hacemos esto aquí, donde hay quejas de la gente por la burocracia del sistema, por qué no lo hacemos nosotros, los ayudamos acá”, dijo Bermúdez Garay en entrevista telefónica con Primera Hora.
“El que vive aquí sabe de las necesidades (de los pacientes) porque en la comunidad, una pequeña de unos 10,000 habitantes –9,301, según el censo de 2010– hay unas cosas que sobresalen y uno se da cuenta de que el cáncer se está sufriendo aquí, de distintos tipos; es una cosa alarmante en el pueblo. Se habla ‘Mira fulano tiene cáncer’. ‘Aquel está en quimioterapias’. ‘Diagnosticaron a fulano con cáncer’”, añadió.
El cáncer en Vieques ha sido objeto de estudio de investigadores que concluyeron, en el informe Incidencia y Mortalidad de Cáncer en Vieques 1990-2004, que es preocupante que “mientras la mortalidad por cáncer en Puerto Rico demostró una disminución de 7 por ciento, en Vieques no se ha visto una disminución en la mortalidad por esta causa”. En particular, el estudio Vieques, Puerto Rico, A Health Care ServicesNeeds Assessment, cita el informe anterior para destacar que durante ese periodo la mayor causa de muerte fue el cáncer.
Una vez el paciente cumple requisitos, la organización busca proveer ayuda económica suplementaria, para transporte, hospedaje, equipo médico, medicamentos u otras necesidades. Además, proveen orientación de servicios y coordinación de servicios en farmacias, hospitales y laboratorios.
“Queremos hacerles la vida más llevadera… A una persona le diagnostican cáncer y tras de eso no tienen los recursos necesarios para lidiar con la enfermedad, pues se encuentran en una situación de desesperación”, expresó.
“Es algo así como quién podría ayudarme, y ahí nosotros, al saber que podemos dar la mano, eso les hace la vida más llevadera; entonces, no está solo, vamos a bregar con la situación, te vamos a ayudar. Me imagino que es un alivio saber que una organización te puede ayudar en tu enfermedad”, agregó.
El esfuerzo que realizan es un gesto de solidaridad significativo.
Es que caramba, muchas veces somos egoístas con nosotros mismos y no vemos la necesidad en el prójimo, y si la vemos, nos hacemos de la vista larga; y entonces ves que hace falta gente que tenga compasión de los demás y disposición de hacer la diferencia con estos pacientes. Tener cáncer ya es una desgracia, por qué entonces permitir que la desgracia sea más grande, si podemos hacerle más llevadera y menos tortuosa (la situación); pues qué nos queda, ayudar a dar la mano en lo que podamos; además del paciente, hay un pueblo que también coopera y nos ayuda, no estamos solo en esto, el pueblo entiende la causa.
El grupo realiza tres actividades grandes al año: una bohemia el Día de los Enamorados, el Festival de la Arepa y una copa de softball. Para más información o cooperar, puede escribir a viequesenrescate@gmail.com; buscarlos en Facebook en Vieques En Rescate; y llamar al 787-617-1721 o 787-741-1169.

Advertisements

Estudio revela alarmante contaminación en Vieques

20 May

http://www.telemundopr.com/telenoticias/ultimas-noticias/Estudio-revela-alarmante-comunicacion-en-Vieques-259855441.html

Un nuevo estudio sobre la hecho por residentes de Vieques arrojó niveles alarmantes de contaminación.

Basado en la información, la contaminación de uranio casi se triplica en comparación con lo observado en la llamada de Isla Grande.

Parte de las personas que se reunieron para discutir este estudio también fueron parte de los esfuerzos para sacar a la Marina de los Estados Unidos de la Isla Nena.

video:  http://www.telemundopr.com/telenoticias/ultimas-noticias/Estudio-revela-alarmante-comunicacion-en-Vieques-259855441.html

Vieques pasa de las bombas a las remolachas

12 Mar

Alimentación y agriculturaAmbienteAmérica del NorteAmérica Latina y el CaribeDerechos humanosDesarrollo y ayuda,DestacadosEconomía y comercioLas elegidas de la redacciónPobreza y Metas del MilenioTrabajoTransporteÚltimas Noticias

Vieques pasa de las bombas a las remolachas

Visitantes recorren la granja de Jorge Cora. Crédito: Elisa Sánchez.Visitantes recorren la granja de Jorge Cora. Crédito: Elisa Sánchez.

VIEQUES, Puerto Rico, 11 feb 2014 (IPS) – Una década después del repliegue de la marina de Estados Unidos, la isla puertorriqueña de Vieques afronta nuevos desafíos, como el renacimiento de su sector agrícola amenazado por un legado de residuos militares tóxicos de inciertas consecuencias.

 

Entre 1999 y 2003, Vieques, con apenas el doble de tamaño de la isla neoyorquina de Manhattan, fue escenario de una masiva campaña de desobediencia civil en contra de la presencia de la marina estadounidense, que usaba la isla como lugar de práctica de bombardeos desde la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Puerto Rico es oficialmente un estado libre asociado a Estados Unidos.

En 2003 se clausuró el campo de bombardeos. Pero Vieques está ahora ante nuevos problemas, como el desempleo y fallas en la infraestructura, salud y transporte.

El principal medio de transporte entre Vieques y la isla principal de Puerto Rico es un ferry que viaja 30 kilómetros entre la localidad de Fajardo y el muelle de la aldea viequense de Isabel Segunda.

Pero el servicio sufre frecuentes averías y demoras, situación que desalienta al turismo y dificulta la vida diaria de los viequenses que necesitan viajar a la isla principal puertorriqueña.

“El transporte aquí es un desastre”, dijo Robert Rabin, un estadounidense que se mudó a Vieques en 1980 y fue una de las principales figuras del movimiento contra la marina.

“Esta situación atenta contra el desarrollo económico de la isla y contra la salud de sus residentes. Cuando los ancianos y los enfermos tienen que viajar a la isla mayor para citas médicas, no pueden llegar a tiempo debido al pésimo servicio del ferry”, afirmó.

Rabin, quien trabaja en el museo histórico de Conde de Mirasol, en Isabel Segunda, y en Radio Vieques, una estación comunitaria recientemente creada, dijo que la isla de Culebra, unos 15 kilómetros al norte de Vieques, sufre problemas de transporte similares.

“Esto demuestra que el gobierno de Puerto Rico no está comprometido ni con el desarrollo económico de Vieques ni con el de Culebra”, sostuvo.

Habitantes de ambas islas se sienten desplazados por el masivo ingreso de nuevos residentes acaudalados, en su mayoría ciudadanos estadounidenses, en lo que parece constituir un proceso de “aburguesamiento”.

Rabin dijo que este desplazamiento también se produce en la isla principal de Puerto Rico y en las cercanas Islas Vírgenes.

 

“Veo un aumento en el control del turismo local por parte de extranjeros, particularmente estadounidenses. El gobierno no ha respondido al problema. Y la comunidad local no ha sido capaz de responder de forma coherente debido a la falta de organización”, afirmó.

 

“Hay algunos extranjeros que establecieron negocios aquí y ofrecen buenos empleos a los residentes, pero son la excepción. La mayoría les dan trabajo a amigos que traen de Estados Unidos, y les ofrecen a los residentes de Vieques solo los empleos con salarios más bajos, como los de mantenimiento”, añadió.

Los habitantes locales llaman “aves de paso” a muchos de esos extranjeros, pues no permanecen en Vieques más de seis meses al año.

“Cuando se van, alquilan sus propiedades por 1.000 dólares la semana o incluso la noche. Algunas de esas casas son verdaderos palacios”, dijo Rabin.

Pero no todas las “aves de paso” son estadounidenses acaudalados. Algunos llegan en busca de un mejor empleo en el turismo o en la construcción, y otros trabajan como carpinteros o electricistas. Los más pobres viven en tiendas de campaña en la playa de Sun Bay, en la costa sur de la isla.

Vieques experimentó un renacimiento en su sector agrícola. Nuevas producciones, tanto tradicionales como orgánicas, florecieron en los últimos años.

Una de estas es la pequeña compañía Hydro Organics, que trabaja una granja de 12 hectáreas llamada La Siembra de Vieques, ubicada entre los sectores de Luján y Esperanza.

La Siembra produce calabazas, judías, papayas, moringas, aguacates, cocos, berenjenas, piñas, guayabas, lechugas y otros productos. Parte de la labor la hacen mochileros extranjeros, que viajan de una granja a otra trabajando por comida y alojamiento temporal.

La granja se gestiona según los principios de la permacultura, una disciplina que combina el diseño ecológico con la agricultura sostenible.

“Estamos comenzando con la agricultura apoyada por la comunidad”, dijo Vanessa Valedon, de Hydro Organics. “Tenemos consumidores-inversores que pagan nuestra cosecha seis meses por adelantado”, afirmó.

En Monte Carmelo, un área cercana al antiguo campo de bombardeo de la marina estadounidense, se encuentra la granja de Jorge Cora. No tiene agua ni electricidad, y no hay caminos pavimentados que conduzcan a ella. Cora planta lechuga, okra, pimientos, tomate, albahaca, neem, tabaco y remolacha, todo sin usar agroquímicos.

“No recibo ningún tipo de ayuda del gobierno, ni siquiera cupones de alimentos”, dijo Cora, orgulloso de su independencia. “Si puedo hacer todo esto sin químicos ni ayuda del gobierno, reto a los agricultores industriales convencionales a que hagan lo mismo”.

Pero hay un debate sobre si realmente la producción de Vieques es segura para consumir. Algunos señalan que todos los asentamientos agrícolas de la isla están a sotavento respecto del antiguo campo de bombardeo, donde durante 60 años se dispararon distintos tipos de proyectiles, lanzando polvo y escombros contaminados con químicos y transportados por el viento a las áreas civiles.

En los años 90, el Departamento de Salud de Puerto Rico determinó que la incidencia de cáncer entre los viequenses era 26,9 por ciento superior al promedio nacional. El movimiento contra la marina estadounidense atribuyó esta anomalía a la contaminación con tóxicos generados por las actividades militares.

El biólogo Arturo Massol, profesor en la Universidad de Puerto Rico y voluntario en la organización no gubernamental Casa Pueblo, realizó estudios arbitrados sobre la contaminación militar en Vieques, y cómo esas toxinas se transmiten a las cadenas alimenticias marina y terrestre.

El experto consideró que hay motivos para preocuparse, pero recomendó realizar más estudios.

“Los suelos en Vieques podrían ser seguros para la agricultura, o quizás no. No está claro”, dijo a IPS.

Massol declaró que el gobierno puertorriqueño tiene el deber de realizar estudios a los suelos para constatar si hay algún peligro tóxico.

Por su trabajo con el pueblo de Vieques y en el movimiento de protesta contra la marina estadounidense, Casa Pueblo ganó el prestigioso Premio Ambiental Goldman en 2002.

http://www.ipsnoticias.net/2014/02/los-nuevos-desafios-de-vieques/

A diez años de la paz en Vieques

25 Apr

La violación de derechos humanos en Vieques no ha terminado.
Perfil de Autor Por Josefina Pantoja Oquendo
Publicado: martes, 23 de abril de 2013

Catorce años atrás el viequense David Sanes perdió la vida en su espacio de trabajo cuando la Marina de Guerra de Estados Unidos lanzó una bomba en el lugar equivocado. Sanes laboraba como guardia de seguridad de una compañía privada contratada para prestar vigilancia en los terrenos ocupados por el cuerpo militar. Ese trágico incidente fue el detonante que fortaleció la lucha que por décadas los habitantes de la Isla Nena libraron para recuperar su libertad y el derecho a vivir en paz. Con estrategias de desobediencia civil pacífica, activismo continuo, una solidaridad inquebrantable y unitaria por parte de la población de la Isla Grande, ocurrió lo impensable. El 1 de mayo de 2003, la poderosa Marina fue expulsada de Vieques. Cesaron las explosiones que atormentaban a la gente, la aborrecible presencia de los militarotes dejó de retar a la ciudadanía y la imagen de David venciendo a Goliat se hizo realidad.

Aquel evento y consenso nacional que lo produjo, ha sido invocado por las organizaciones de base comunitaria y por la sociedad civil en luchas posteriores por la defensa de los derechos humanos, como fue el caso del gasoducto y el referéndum con el que se pretendía eliminar el derecho absoluto a la fianza, en las cuales el Pueblo también prevaleció. Transcurrida una década desde entonces, la ciudadanía viequense se dispone a conmemorar su triunfo. Una jornada de actividades que se extenderá del 1 al 4 de mayo nos hará revivir el recuerdo de los campamentos de desobediencia civil, los piquetes y marchas, tanto en la isla municipio como en la más grande del archipiélago; los juicios de las cientos de personas que cumplieron cárcel, las vigilias frente a la cárcel federal de Guaynabo, el desafío de los pescadores en sus pequeñas lanchas frente a las grandes embarcaciones de la Marina. Todavía miramos con asombro el extraordinario apoyo boricua en Estados Unidos, así como el respaldo internacional al fenómeno pocas veces visto que estaba ocurriendo en nuestra Isla. Un municipio pequeño, cansado de ser pisoteado por la Marina de Guerra de la nación considerada como la más poderosa del mundo, enfrentando a su opresor, sin miedo, con la valentía que inspira el respeto por la dignidad propia.

Sin embargo, la alegría que concede el recuerdo del triunfo, no puede obviar una dolorosa realidad. La violación de derechos humanos en Vieques no ha terminado. La secuela de los efectos ambientales causados por las prácticas militares durante más de seis décadas, se evidencian en las precarias condiciones de salud de la población. Las estadísticas de cáncer siguen disparadas y desproporcionadas con relación a las de la Isla grande, así como los índices de contaminación de diferentes metales peligrosos siguen siendo muy preocupantes. El gobierno federal insiste en que la incidencia de cáncer y otras enfermedades en Vieques no guarda relación con los abusos que cometió la Marina. Los estudios de las y los profesionales de la Ciencia en Puerto Rico demuestran lo contrario. Todo esto se agrava con la metodología escogida por Estados Unidos para limpiar los terrenos de las bombas y otros explosivos que utilizaron en sus prácticas. Han usado la menos costosa, aunque sea la más contaminante, en perjuicio de la población.

Para colmo de males, los servicios de salud que el gobierno de Puerto Rico le está ofreciendo a la población reflejan prácticas discriminatorias. El Centro de Salud carece de materiales e instrumentos necesarios, así como de máquinas especializadas para hacer estudios. Tampoco el Departamento de Salud envía especialistas para atender a la población que tiene que trasladarse a la Isla Grande con condiciones adversas en el mar y un sistema de transportación de cuestionable eficiencia. La falta de sensibilidad y compromiso de las doctoras y doctores contratados por la administración gubernamental es una queja reiterada de pacientes y sus familiares.

El pasado 19 de abril, en ocasión del aniversario de la muerte de David Sanes, un grupo de compañeras y compañeros nos manifestamos en la plazoleta de Centro Médico, a donde con frecuencia la gente de Vieques tiene que viajar para recibir diálisis, radio o quimioterapia o para ser atendidos por especialistas en cardiología, nefrología, urología, por condiciones que sufren de forma desproporcionada. Marchamos hasta el Departamento de Salud para reclamar atención de calidad a las necesidades de salud de la población de la Isla Nena, donde representantes del Secretario de Salud nos recibieron. Las portavoces del grupo fueron tres compañeras de Vieques quienes, precisamente, estaban haciendo gestiones con la Fundación Susan G. Komen para que sus compueblanas puedan hacerse las mamografías sin tener que viajar. Una vez más fue conmovedor escuchar sus relatos sobre las zozobras que enfrenta la población y las vidas que se pierden por el mal servicio de salud que reciben.

La querida compañera Carmen Valencia, una de las lideresas de la Alianza de Mujeres Viequenses, narró la odisea que vivió su familia cuando su esposo sufrió una caída que le causó una fractura, la cual no fue diagnosticada por varios días. La doctora le prescribió un medicamento para el dolor y lo envió a su casa. Cuando su condición empeoró acudieron de nuevo al Centro donde encontraron que no se podían hacer las placas. Tuvieron que recurrir a uno de los pocos médicos con práctica privada en el pueblo. Después de examinar al paciente encontró que su condición era de cuidado y había que trasladarlo a la Isla Grande, pero ese referido para que se le proveyera transportación área de emergencia, sólo podía ser autorizada por el doctor o doctora que estuviera en el Centro de Salud. El esposo de Carmen llegó a Puerto Rico, pero como tenía otras condiciones de salud que complicaron el cuadro mal atendido, falleció. Había transcurrido demasiado tiempo.

La valiente Carmen, maestra retirada y excelente modista, quien dedica sus energías a buscar servicios de salud para la población viequense con una dedicación admirable, no pudo hacer nada por su esposo. Oír su voz entrecortada por el llanto, pero indignada y firme en el reclamo de que no se discrimine contra la gente de Isla Nena, para quienes invocó el mismo derecho a servicios de salud que tienen las y los residentes de este lado del mar, nos hicieron cobrar conciencia de que la lucha en Vieques continúa.

Aunque debemos sentir orgullo de la hazaña lograda diez años atrás, queda un largo camino por recorrer y como hicimos con más intensidad a partir del 1999, nos corresponde seguir apoyando desde acá y también desplazándonos allá, las iniciativas de las compañeras y compañeros de Vieques para que se respeten y se les garanticen sus derechos humanos. De las cuatro Ds invocadas durante la histórica jornada para detener los bombardeos y sacar la Marina, tres siguen teniendo vigencia: descontaminación, devolución de terrenos y desarrollo económico. La desmilitarización se logró, gracias a la voluntad del pueblo de Vieques y el de Puerto Rico.

Tantos años para reivindicar su derecho a vivir en paz, requieren que esa paz sea con justicia. Nos vemos en la querida Islita del 1 al 4 de mayo.

http://www.claridadpuertorico.com/content.html?news=29C9725FA58C4E8E6C6D8BD05C9033C5

Viequenses piden mejor atención médica

20 Apr
19 de abril de 2013
2:31 p.m.

Realizan manifestación en la plazoleta del Centro Médico

El grupo reclama mejores servicios de salud. (jose.rodriguez@gfrmedia.com)

Por Alex Figueroa Cancel /alex.figueroa@gfrmedia.com

A diez años del cese de los ejercicios militares de la Marina en Vieques, miembros de esa comunidad reclamaron hoy que carecen de atención médica adecuada, a pesar de tener una incidencia mayor de enfermedades en comparación con los residentes en la Isla Grande.

El mensaje dirigido al Departamento de Salud fue realizado en una manifestación que se llevó a cabo en la plazoleta del Centro Médico de Río Piedras, en el aniversario de la muerte del guardia civil David Sanes en 1999 -a consecuencia de la explosión de una bomba durante un ejercicio militar- y el décimo aniversario de la salida de la Marina de la isla municipio.

“El deber ministerial del gobierno de Puerto Rico es cuidar por la salud de los y las viequenses. Aun cuando hace diez años que la Marina terminó de bombardear a Vieques, todavía los viequenses sufren de riesgo de enfermedades mucho mayor que el resto de Puerto Rico”, sostuvo Jorge Colón, portavoz de la organización Vieques Vive, La Lucha Continúa.

Colón citó estadísticas que surgen de varios estudios realizados por el Departamento de Salud entre los años 1999 a 2004, 2006 y 2009. Dijo que en comparación con el resto de Puerto Rico, los viequenses tienen un 20% de mayor riesgo de morir de cáncer, así como una incidencia mayor de enfermedades del corazón (8% mayor), VIH/SIDA (190% mayor) e hipertensión (10% mayor).

Asimismo, dijo que estudios han demostrado que el exceso de riesgo de morir está relacionado con el acceso limitado a servicios de salud especializados y apropiados.

El activista también apuntó que los viequenses tienen un promedio de mercurio en sangre 6.3 veces mayor que el resto de la población de Puerto Rico y un promedio de arsénico en orina 4 veces mayor. Agregó que una cuarta parte de los viequenses examinados por el Departamento de Salud tienen niveles tóxicos de este metal pesado, mientras que el promedio de uranio en orina es 20 veces mayor en Vieques.

En específico, Colón exigió que en la Isla Municipio se provean servicios mensuales de médicos especialistas, tales como internistas, cardiólogos, urólogos y sonografistas con el equipo necesario.

También pidió que se supla el equipo necesario para el CDT, incluyendo máquinas de diálisis, termómetros digitales, esfigmomanómetros, monitores EKG, monitores fetales, instrumentos de cirugías y partos, autoclave para la Sala de Parto y Sala de Emergencia, máquina de sonogramas y equipo especializado para la Clínica de Ginecología.

Alegó que otros materiales que escasean son los medicamentos, especialmente en la sala de parto y en la sala de emergencia, áreas en las que además hace falta mejorar las camas que hay actualmente.

Colón manifestó además que el CDT necesita personal en las áreas de enfermería graduada y práctica, así como ginecólogos.

“Es igualmente importante que se mejore la transportación marítima de los pacientes que necesitan venir a la Isla Grande a que se mejoren. Es una desgracia que pasen tantos infortunios para ser tratados por sus enfermedades”, expresó Colón.

Destacó que la manifestación de hoy, en la que se unieron representantes de otras organizaciones no gubernamentales, fue la primera de muchas que se llevarán a cabo en marco del décimo aniversario del cese de las prácticas militares en Vieques, que se concretó el 1 de mayo de 2003.

Adelantó que el domingo, 21 de abril, celebrarán un evento musical en el Colegio de Abogados con el objetivo de recaudar fondos para costear algunas de las actividades que se desarrollarán en Vieques del 1 al 4 de mayo.