Archive | Historia/Memoria del Pueblo RSS feed for this section

Ahijada de David Sanes: “Quiero que Vieques sea mejor”

3 Jun

Por Istra Pacheco04/26/2013 | 00:01 a.m.

http://www.primerahora.com/noticias/puerto-rico/nota/ahijadadedavidsanesquieroqueviequesseamejor-915491/

Tras conocer la tragedia, intentó buscar fotos “porque quería ver quién era”. Solo pudo ver un dibujo. “Nunca he visto su foto”, dijo

“¿Que yo tenía un padrino? ¿Y  murió? ¿Por un bombazo? ¿Cómo pudo suceder eso en una isla tan chiquita?”.

Un buen día, Natasha Lee Vázquez Aponte, una tímida estudiante de 16 años que sueña con  ser pintora, se enteró que siendo una bebé sus padres la bautizaron. Lo supo casualmente y, de golpe, eso le abrió una puerta a un pedazo importante de la historia de su pueblo y de su país, de la que apenas conocía.

“Un día mi mamá me empezó a contar lo que había pasado sobre la Marina. Cuando a mí me contaron eso, yo como que (me sorprendí). Lo que  me entró  a la mente fue la pregunta de cómo pudo suceder eso aquí, en una isla tan pequeña. Y mi mamá siguió: ‘Cuando mataron a tu padrino’… Y yo le digo: ‘¿Qué padrino?’. Y ella me dice: ‘’Él se llamaba David Sanes’, y yo: ‘Ah, ok’”, dice, replicando con su carita de niña el gesto de sorpresa.

Se refería al guardia civil que falleció el 19 de abril de 1999 por un bombazo errado durante una ronda de prácticas bélicas de la Marina.

¿Qué te contó sobre la muerte de David?

“Pues que ese día estaban cogiendo a Vieques de blanco, y al tirar una bomba, se desvió y cayó donde él estaba. Allí sentí algo bien adentro y pensé: ‘Wow! ¡Me mataron a mi padrino!’, y me sentí bien triste porque eso era parte de mí… A veces lo mencionan y me vuelvo a sentir así”, confesó bajando la mirada.

Tras conocer la tragedia, intentó buscar fotos “porque quería ver quién era”. Solo pudo ver un dibujo. “Nunca he visto su foto”, dijo.

Como joven nacida y criada en Vieques, ¿qué te parece todo lo que has escuchado sobre la Marina?

Yo lo que quiero es que Vieques sea mejor, que pase algo mejor. Hoy en día hay mucho crimen…

Quisiera que en la isla grande se dieran cuenta de cómo somos nosotros los viequenses, que somos igual que ellos. Yo quisiera hacer algo en contra de lo que paso aquí en Vieques, pero como soy  muy joven, todavía no sé muy bien qué… Y me interesa que se recuerde a David Sanes y  por qué fue que usaron a Vieques de blanco. Yo quisiera que se dieran cuenta de que él se murió por nosotros… Me gustaría trabajar sobre ese tema.

Video: http://www.bumbia.com/primerahora/ahijadadedavidsanesquiereun

Advertisements
Video

Vieques: descubre la verdad

25 Apr

El próximo 1ro de mayo los viequenses y el resto del País conmemoran los 10 años de la salida de la Marina de Guerra de los Estados Unidos de Vieques. Pero, aunque la Marina abandonó físicamente la isla municipio, para sus habitantes su presencia continúa.

vieques-bombardero-620x346

Esa presencia se manifiesta en una crítica situación económica, con alarmantes cifras de desempleo. De igual forma, Vieques enfrenta históricos problemas de transporte y salud que al día de hoy continúan desatendidos.

Nuestro Director de Noticias, Julio Rivera Saniel, visitó Vieques, para recoger los testimonios de los habitantes de la Isla Nena. Sus historias, al igual que los testimonios de líderes de la lucha contra la Marina como Ismael Guadalupe y figuras políticas como Rubén Berrios, repasan estos diez años. Mientras, la ex gobernadora Sila Calderón rompe el silencio sobre un encuentro que marcó su vida y, según asegura, su posición final sobre la presencia de la Marina de Guerra en Vieques.

Descubre la verdad. Sintoniza este próximo 1ro de mayo, a las 3 de la tarde el reportaje especial “Vieques: Diez años después. ¡La lucha continúa!”. Desde ya, deja en Twitter tus comentarios y reflexión sobre estos 10 años con el hashtag #Vieques10

http://www.radioisla1320.com/?p=26657

Link

LOS PROTAGONISTAS DE VIEQUES

25 Apr

LOS PROTAGONISTAS DE VIEQUES

“Como yo lo viví”- Relato de la periodista Maritza Díaz Alcaide en su cobertura en Vieques

25 Apr

Imagen

La Marina se iba y se fue el 1 de mayo de 2003 y el hecho no hay duda de que fue tan histórico como la unidad que se vivió en Puerto Rico durante todo el proceso.

Por Maritza Díaz Alcaide / maritza.diaz@primerahora.com

¿Qué recuerdo de la salida de la Marina de Vieques, de los últimos  trece años de lucha intensa del pueblo de Puerto Rico por liberar a sus hermanos de la  Isla Nena de los efectos mortales del  bombardeo de la Armada?

Mucho.

Como reportera  fue mi corresponsalía de guerra.

El  día de los arrestos de los desobedientes civiles del 4 de mayo de 2000 recuerdo a un periodista español que no podía entender por qué lo asumíamos así. No estábamos ni el Golfo Pérsico, ni en ningún otro escenario parecido desde los que él había reportado.

Pero existía una realidad: la mía y la de Vieques que vivía su propia  guerra y  había decidido enfrentarla con la única arma que podía serle efectiva: la paz.

A 10 años de la salida de la Marina de Vieques también recuerdo el llanto contenido de un agente de la Fuerza de Choque frente a mí y mi propia resistencia por no involucrarme emocionalmente cuando arrestaban a las monjitas, a líderes religiosos, a Lolita Lebrón, a líderes del Partido Popular que recién se estrenaban en actividades de protesta, y  los independentistas que ya  marchaban con las manos  entrelazadas por esposas blancas.

La marcha de la Fuerza de Choque por un lado y de los desobedientes civiles por otra,  y los helicópteros que revoloteaban rumbo a los demás campamentos se cruzaban ante mis hijos como si se tratara de una película de Hollywood.

La tonada del “Yo quiero un pueblo que ría y que cante…”, de Danny Rivera,  no nos ayudaba ni a mí ni a la Policía en nuestro esfuerzo por no llorar.

Adentro, en la zona de tiro,  comenzaban a llevarse presos a otros puertorriqueños, a los desobedientes  que vivieron meses en campamentos rudimentarios,  a los que nosotros los periodistas visitábamos retando el fuerte oleaje del mar. Íbamos como en taxis acuáticos, junto a los valientes pescadores de Vieques.

Sí, esos mismos que por años habían entorpecido en alta mar las prácticas de la Marina más poderosa del mundo.

¿Miedo? Ninguno, aunque mi familia me recomendó que comprara un salvavidas y lo hice.

¿Qué más recuerdo?

A los jóvenes encapuchados que nunca tuvieron protagonismo, ni nadie los citó, aunque ellos fueron los  que rompieron  las verjas que permitieron la entrada a la zona de los bombardeos.

Me tocó cubrir a dos gobernadores que lucharon por Vieques: a Pedro Rosselló y a Sila M. Calderón.

Tuve el privilegio de ser testigo del orgullo del pueblo de Puerto Rico con  el “don’t push it” de Rosselló en pleno Congreso; de escuchar a un superintendente  –Pedro Toledo- diciendo que la Policía no colaboraría con ninguna detención de los desobedientes civiles y que Calderón, serena, le diera permiso a los populares para que violaran la ley del Navy. ¿Insólito, no?

La Marina se iba y se fue  el 1 de mayo de 2003 y el hecho no hay duda de que fue tan histórico como la unidad que se vivió en Puerto Rico durante todo el proceso hacia la salida definitiva de la Armada. Pocos resquebrajaron la unión de un pueblo y fue casi al final del proceso.

Ese día,  el 1 de mayo de 2003, el líder histórico de la lucha de Vieques, Ismael Guadalupe, no parecía  contento. No había compromiso de la entrega de las tierras ocupadas y eso a una persona tan comprometida como él con el futuro de su Isla Nena, lo atribulaba. Le dije: “Ismael, tú eres como Mandela, el éxito de  tu lucha lo lograste ver en vida”. Sonrió.

Del 1 de mayo de 2003 tengo otra imagen, la del fuego provocado por el incendio de unos vehículos que había dejado la Marina abandonados en  los terrenos ya liberados.

Era de noche, al fondo se veía el fuego y ya habían tumbado la verja de la entrada principal que separó a los viequenses de las que también eran sus tierras por 60 años.  Me agache y tomé un pedazo de aquella verja.

Lo tengo guardado, como muchos guardaron en Berlín los restos del Muro.

Es mi tesoro.

Otros periodistas en el “campo de batalla”

“Vieques retó a un pueblo a reconocer un reclamo legítimo para una mejor vida y el llamado resonó en el antiguo campo de tiro donde documenté, junto a otros colegas periodistas y fotógrafos, los actos de desobediencia civil, los arrestos de los manifestantes y el traspaso de los terrenos”.

Francisco Rodríguez-Burns – Periodista

“Con apenas tres años de experiencia como fotoperiodista, siendo un  “rookie” y “outsider”,  para mí fue un privilegio  poder documentar una de las historias más importantes y más emocionantes del país. Además, fue una experiencia de cómo lidiar con la angustia, tensión, coraje físico y especialmente emocional para poder seguir documentando con objetividad”

Andre Kang – Fotoperiodista

“Cuando me enviaron a cubrir la muerte de David Sanes el 19 de abril de 1999 no imaginaba la magnitud de lo que acontecería más adelante. Sin duda, ha sido la cobertura más significativa de mi carrera. La espera previa a que se produjeran los arrestos fue de días y noches largas repletos de incertidumbre, tensión y ansiedad. Dormí varias noches con las botas puestas para estar lista para cuando llegaran los militares. La madrugada del 4 de mayo del 2000, la emoción era fuerte. Comencé a retratar con un nudo en la garganta, sobre todo cuando los religiosos cantaban mientras los arrestaban. Estar en primera fila como testigo de la historia del país es la mejor recompensa de nuestro trabajo.

Vanessa Serra – Fotoperiodista

“¡¡¡Ciudadanos  bombardeados!!! La agresión y el horror al que eran sometidos los habitantes de Vieques se pusieron ante mi cámara, mi corazón y mi conciencia. La oportunidad de poder conocer, valorar y transmitir al mundo la valentía de un grupo de hombres y mujeres que, desafiando a la Marina de Guerra de Estados Unidos, respondían a los bombardeos  con una lucha pacífica, histórica y  memorable para Puerto Rico, la  llevaré siempre conmigo  como uno de los momentos más emocionantes y gratificantes de mi carrera profesional”

Luis Alcalá del Olmo – Fotoperiodista

 

http://www.primerahora.com/noticias/puerto-rico/nota/comoyolovivi-relatodelaperiodistamaritzadiazalcaideensucoberturaenvieques-914876/

Video

Vieques: Una lucha inconclusa

25 Apr

vieques-tierra130423

http://www.bumbia.com/primerahora/viequesunaluchainconclusa-146619.html

19 de abril de 1999: Una bomba de la Marina de Estados Unidos lanzada por error mata al instante al viequense David Sanes y deja otras cuatro personas heridas. El bombazo, además, detona el coraje y la frustración de un pueblo que por más de 60 años aguantó que la Isla Nena se usara para experimentos y prácticas militares.

Mayo de 1999: Un grupo de puertorriqueños reta a la poderosa Armada traspasando los perímetros impuestos y se instalan allí para reclamar las tierras. Contra todo lo esperado, se cuaja un movimiento inmenso de desobediencia civil que cruzó nuestros mares.

1 de mayo de 2003: Después de cientos de arrestos de desobedientes civiles, denuncias internacionales y con aliados que incluyó políticos, artistas, líderes cívicos, religiosos y gente de pueblo, finalmente la Marina se retira de la Isla Nena. Su salida dejó dos legados: 20,000 cuerdas de terrenos contaminados, y la esperanza de una mejor vida para el pueblo viequense y sus hermanos de la Isla Grande.
Sin embargo, al cumplirse una década desde esa monumental lucha, tan comparable a la de David contra Goliat, muchos de los problemas de los viequenses siguen ahí. En pleno siglo 21, el sentido de abandono que los arropó por tanto tiempo continúa. Los servicios médicos son escasos y deficientes. La incidencia de cáncer se percibe aún como más alta a la del resto de la Isla. Las carreteras están en mal estado. Los problemas con la transportación marítima y aérea hacia y desde la Isla Grande no acaban. Hay estadounidenses quedándose con los negocios. Los terrenos que eran controlados por la Marina se mantienen bajo estricta jurisdicción del gobierno federal y los procesos de limpieza son altamente cuestionables.
En 10 años es poco lo que ha cambiado.
Por qué no se han alcanzado las metas y aspiraciones que había, la contestación es complicada.

Robert Rabin, quien dirige el Museo Fortín Conde de Mirasol, aseguró que no hay quien fiscalice y acelere la descontaminación de los terrenos. Y al gobierno no se le puede delegar esa tarea. “La historia no lo permite. Hay que usarlos (a los políticos), hay que presionarlos, hay que exigir que hagan su trabajo… Pero hay que trabajar más que nada en las comunidades educando, movilizando, organizando”, y todo eso se dejó de hacer”, expresó.
José “Che” Paraliticci, dirigente de Todo Puerto Rico con Vieques, agregó que la descontaminación “tiene que ser de tierra y agua”.

“El mar está lleno de bombas y artefactos. Ellos tienen que limpiar todo eso y el gobierno aquí no le puede dar la espalda más”, afirmó.

Para Nilda Medina, activista y directora de un proyecto para crear pequeños negocios, la isla se debe usar como un laboratorio para experimentar métodos seguros de limpieza con la ayuda de expertos internacionales.

Carmen Valencia, quien lleva 10 años coordinando con médicos que vayan voluntariamente a la isla municipio, enfatizó que los servicios de salud también se descuidaron por falta de incentivos. Dijo que además se deben promover agresivamente cursos y adiestramientos útiles que sirvan para proyectos de autogestión.

Juan Camacho, quien coordinaba la entrada de desobedientes civiles desde la Isla Grande, entiende que se dejó caer la presión en la figura del presidente y ahora es clave el cabildeo ante Barack Obama para que haya un cambio.

Paraliticci también criticó severamente que la administración de Aníbal Acevedo Vilá eliminara la Oficina del Comisionado Especial de Vieques y Culebra, creada en el 2004 por su antecesora Sila M. Calderón. Urgió a que se recupere ese cargo con el mismo poder de ley para ir ante el Congreso y el gobierno puertorriqueño.

Otro problema que ha impedido el avance es que no hay una generación joven que tome el batón y continúe con los esfuerzos. Tampoco hay un proceso de enseñanza sobre lo que significó la lucha.

El maestro retirado Ismael Guadalupe reconoció: “nos hemos perdido en el camino… esencialmente por la falta de educación a los niños que ahora tienen 10 años o menos y quizás no saben que en Vieques detonaban bombas”.

Medina denunció por otro lado que los comercios y las residencias han pasado a manos estadounidenses de manera fraudulenta ya que construyen o funcionan sin tener los permisos.
“Abren de la noche a la mañana – y me consta- porque tienen los recursos económicos y no hay quien fiscalice”, afirmó.

Así que el próximo 1 de mayo cuando se cumplen oficialmente los 10 años de la salida de la Marina, muchos viequenses tendrán sentimientos encontrados como Aleida Encarnación, esposa del pescador Carlos Zenón, quien siente que fue un triunfo “inconcluso”.

“Vieques está en metástasis”, señaló.
Y mientras muchos difieren sobre cómo se deben realizar los actos de recordación y quién debe o no estar presente, Camacho dijo que de todos modos se trata de un triunfo que se tiene que recordar.
“Estamos en tiempo, lo que no se ha conseguido se puede seguir… Precisamente para eso es la celebración; los pueblos tienen que celebrar sus victorias porque si no, pierden las esperanzas”.

http://www.primerahora.com/noticias/puerto-rico/nota/viequesunaluchainconclusa-914879/

Una vida imposible de olvidar

20 Apr
Familiares recuerdan a David Sanes a 14 años de su partida

Norma Torres Sanes y Miguel Torres Sanes, primos hermanos de David Sanes Rodríguez, conviven con la memoria de esa muerte que cambió la historia de Vieques. (CARLOS.GIUSTI@GFRMEDIA.COM)

Por Yaritza Santiago Caraballo /yaritza.santiago@gfrmedia.com

Vieques – Fue un hombre que dejó huellas difíciles de borrar: humildad, alegría, dedicación al trabajo y enfoque en llevar una vida sencilla.

A 14 años de su muerte, así es recordado David Sanes Rodríguez, el viequense de 35 años, quien el 19 de abril de 1999 murió a causa de una bomba que cayó cerca de un punto de observación que operaba la Marina de Estados Unidos en la isla.

Hoy, familiares de este guardia militar, especialmente sus dos primos hermanos Norma Torres Sanes y Miguel Torres Sanes, conviven con la memoria de esta muerte que dio paso a una lucha de pueblo nunca antes vista que culminó con la salida de la Marina.

Sentada en un pequeño sofá en su casa situada en el barrio Santa María, Norma, de 66 años, no vaciló en contar que la muerte de su primo fue “una crónica de una muerte anunciada” pues los grupos opuestos a la presencia de la Marina en Vieques habían advertido por años que las prácticas bélicas con armas vivas causarían una tragedia en Vieques.

Ese fatal presentimiento se hizo realidad aquel 19 de abril. Mientras Sanes Rodríguez prestaba vigilancia en el puesto de observación en la punta este de la Isla Nena su área fue impactada, “por error,” por misiles disparados desde aviones F-18. Sanes Rodríguez murió y cuatro personas más resultaron heridas.

Norma dijo que nunca pensó que una muerte como esta les tocaría de cerca.

“Yo me entero de la muerte de David cuando mi esposo Ismael (Guadalupe) llega a casa y me informa que pasó algo en los terrenos de la base, algo importante y trágico pues había mucho movimiento frente a los portones de la base. Me dijo que iba a ver qué había pasado y que después me informaba”, contó la mujer.

“Cuando él regresó en la noche me dijo que David había muerto. El impacto fue terrible no solo por el parentesco o por lo unida que hemos sido la familia, es que siempre hubo un presentimiento de que algo así podía ocurrir. Lamentablemente nos tocó de cerca”, recordó.

A Miguel, de 70 años, la muerte de Sanes Rodríguez también le impactó mientras vivía en Estados Unidos.

“Fue algo fuerte, bien profundo. Yo estaba en casa cuando sonó el teléfono y una amistad nos dice que hubo un accidente por una bomba y que hubo un muerto y heridos. Cuando dijeron el nombre de David Sanes fue un impacto fuerte. Lloré”, expuso el hombre, quien aún lamenta no haber podido asistir al funeral de su primo.

Para esta pareja de hermanos, la bomba militar acabó con la vida de un buen hombre, sano, lleno de vida y que tenía planes de casarse. “Era gente buena, dentro de las limitaciones siempre sonreía. Llevaba una vida sencilla”, sostuvo el hombre.

Esta muerte afectó a toda la familia, tanto así que la madre del guardia militar fallecido, Epifania Rodríguez, murió dos años más tarde, también un 19 de abril. El padre de David murió poco tiempo después.

La muerte de Sanes Rodríguez no solo estremeció a esta familia, sino a la Isla completa, generando una lucha de pueblo que logró detener los bombardeos el primero de mayo de 2003.

“Con la muerte de mi primo, el pueblo se dio cuenta que ya había que hacer algo”, sostuvo Norma, quien en su lucha contra la presencia de la Marina formó el grupo de mujeres “Las 31” para hacer desobediencia civil dentro del área restringida. Aquellas mujeres fueron arrestadas por los marinos y multadas.

Lo que se ganó

¿Qué se ganó con esta lucha?, se le preguntó a la prima de Sanes.

“Un poco de tranquilidad, de paz. Ya no hay bombazos, no tenemos balas en nuestros patios. No se estremecen nuestras casas. No tenemos el temor de que vuelva a suceder otro David”, sostuvo la mujer, quien entiende que la Marina aún no se ha ido de Vieques pues, según ella, el Gobierno federal aún tiene el control de algunas tierras viequenses.

Igualmente, a su juicio, se ha hecho poco en Vieques tras el cese de los bombardeos, pues persiste el daño ambiental y salubrista, y tampoco se ha generado un desarrollo socioeconómico.

¿Cree que la muerte de David fue en vano?, le cuestionó El Nuevo Día.

“No, porque logramos acabar el bombardeo que tanto daño nos hizo, pero queda mucha lucha por dar todavía”, sostuvo la mujer.

Viequenses recuerdan a David Sanes y exigen ayuda inmediata

20 Apr
9:57 p.m.

Reclaman que no se ha cumplido con las cuatro “D”: desmilitarización, descontaminación, devolución de las tierras y desarrollo

Por Michelle Estrada Torres / michelle.estrada@gfrmedia.com

Vieques.- “Esta es la lucha de nosotros exigir que se cumpla lo que pidió este pueblo”.

A 14 años de la muerte de David Sanes Rodríguez, y a una década de la salida de la Marina de Guerra estadounidense de esta isla municipio, aquello que pedían los hijos de esta tierra para progresar no se ha obtenido. Y como la deuda está pendiente, ahora toca reiniciar la lucha, esta vez desde la educación, para que sean los jóvenes quienes procuren que la misma sea saldada.

Eso plantearon, por separado, Ismael Guadalupe y Ricardo Bouyet Aponte, dos de los organizadores de la vigilia en recordación del 14 aniversario de la muerte de Sanes Rodríguez, efectuada esta noche frente al Refugio de Pesca y Vida Silvestre, antiguo campamento García, donde se orquestó la desobediencia civil que terminó con el cese de los ejercicios militares en el 2003.

Una veintena de personas se reunieron para compartir su sentir sobre la situación actual de Vieques, y el consenso es que todavía no se ha cumplido con las cuatro “D” que llevan décadas reclamando: desmilitarización, descontaminación, devolución de las tierras y desarrollo.

Es cierto que se fue la Marina, pero el control de las autoridades estadounidenses en terrenos viequenses continúa, la limpieza no se ha llevado a cabo y mucho menos se ha trabajado estrategias para el desarrollo económico de la isla municipio, según la denuncia colectiva.

A eso se suma el deterioro social, similar al que se vive en la denominada isla grande, con aumentos en el desempleo y la delincuencia, y la emigración como resultado de esos y otros factores, plantearon los activistas sociales.

“Cuando miro hacia atrás, veo que las cosas por las que luchamos no se han cumplido. Nosotros no podemos entrar a nuestras tierras, se siguen detonando bombas y no se ha hecho una limpieza en el fondo del mar. A eso se suma que aquí la juventud desconoce lo que sucedió, por eso esta jornada es educativa”, pronunció Guadalupe, quien salió del hospital donde estuvo recluido en San Juan y acudió a la vigilia en su natal Vieques.

Bouyet Aponte abundó sobre el objetivo de la jornada en conmemoración del décimo aniversario del cierre del polígono de tiro, a celebrarse del 1 al 4 de mayo, que tuvo la vigilia como primera actividad.

“Queremos tratar de concienciar de todo el trabajo que nos falta por hacer. Diez años han pasado y tenemos los mismos reclamos. El propósito es promover en nuestra juventud liderato, tratar de desarrollarlos, porque el Vieques que queremos es para ellos y para los hijos de sus hijos”, expresó el portavoz del grupo Vieques vive, la lucha continúa.

El relevo generacional es urgente

“Nosotros tenemos que hacer espacio. Tiene que venir otra gente que defienda este pueblo. Esta crisis social, que vemos hoy con el asesinato de dos jóvenes, es producto de eso, de un pueblo que está perdido, que no encuentra su causa. Este pueblo hay que estremecerlo”, comentó el activista Guadalupe.

¿El simbolismo de David Sanes se desvaneció en esta década?

“A nivel familiar no, de los que vivimos ese momento cumbre no. David sigue vivo. Pero dicen que el tiempo todo lo borra. Ojalá que Vieques nunca olvide lo que pasó ese 19 de abril”, sostuvo Norma Torres Sanes, esposa de Guadalupe y prima de Sanes Rodríguez.