Una vida imposible de olvidar

20 Apr
Familiares recuerdan a David Sanes a 14 años de su partida

Norma Torres Sanes y Miguel Torres Sanes, primos hermanos de David Sanes Rodríguez, conviven con la memoria de esa muerte que cambió la historia de Vieques. (CARLOS.GIUSTI@GFRMEDIA.COM)

Por Yaritza Santiago Caraballo /yaritza.santiago@gfrmedia.com

Vieques – Fue un hombre que dejó huellas difíciles de borrar: humildad, alegría, dedicación al trabajo y enfoque en llevar una vida sencilla.

A 14 años de su muerte, así es recordado David Sanes Rodríguez, el viequense de 35 años, quien el 19 de abril de 1999 murió a causa de una bomba que cayó cerca de un punto de observación que operaba la Marina de Estados Unidos en la isla.

Hoy, familiares de este guardia militar, especialmente sus dos primos hermanos Norma Torres Sanes y Miguel Torres Sanes, conviven con la memoria de esta muerte que dio paso a una lucha de pueblo nunca antes vista que culminó con la salida de la Marina.

Sentada en un pequeño sofá en su casa situada en el barrio Santa María, Norma, de 66 años, no vaciló en contar que la muerte de su primo fue “una crónica de una muerte anunciada” pues los grupos opuestos a la presencia de la Marina en Vieques habían advertido por años que las prácticas bélicas con armas vivas causarían una tragedia en Vieques.

Ese fatal presentimiento se hizo realidad aquel 19 de abril. Mientras Sanes Rodríguez prestaba vigilancia en el puesto de observación en la punta este de la Isla Nena su área fue impactada, “por error,” por misiles disparados desde aviones F-18. Sanes Rodríguez murió y cuatro personas más resultaron heridas.

Norma dijo que nunca pensó que una muerte como esta les tocaría de cerca.

“Yo me entero de la muerte de David cuando mi esposo Ismael (Guadalupe) llega a casa y me informa que pasó algo en los terrenos de la base, algo importante y trágico pues había mucho movimiento frente a los portones de la base. Me dijo que iba a ver qué había pasado y que después me informaba”, contó la mujer.

“Cuando él regresó en la noche me dijo que David había muerto. El impacto fue terrible no solo por el parentesco o por lo unida que hemos sido la familia, es que siempre hubo un presentimiento de que algo así podía ocurrir. Lamentablemente nos tocó de cerca”, recordó.

A Miguel, de 70 años, la muerte de Sanes Rodríguez también le impactó mientras vivía en Estados Unidos.

“Fue algo fuerte, bien profundo. Yo estaba en casa cuando sonó el teléfono y una amistad nos dice que hubo un accidente por una bomba y que hubo un muerto y heridos. Cuando dijeron el nombre de David Sanes fue un impacto fuerte. Lloré”, expuso el hombre, quien aún lamenta no haber podido asistir al funeral de su primo.

Para esta pareja de hermanos, la bomba militar acabó con la vida de un buen hombre, sano, lleno de vida y que tenía planes de casarse. “Era gente buena, dentro de las limitaciones siempre sonreía. Llevaba una vida sencilla”, sostuvo el hombre.

Esta muerte afectó a toda la familia, tanto así que la madre del guardia militar fallecido, Epifania Rodríguez, murió dos años más tarde, también un 19 de abril. El padre de David murió poco tiempo después.

La muerte de Sanes Rodríguez no solo estremeció a esta familia, sino a la Isla completa, generando una lucha de pueblo que logró detener los bombardeos el primero de mayo de 2003.

“Con la muerte de mi primo, el pueblo se dio cuenta que ya había que hacer algo”, sostuvo Norma, quien en su lucha contra la presencia de la Marina formó el grupo de mujeres “Las 31” para hacer desobediencia civil dentro del área restringida. Aquellas mujeres fueron arrestadas por los marinos y multadas.

Lo que se ganó

¿Qué se ganó con esta lucha?, se le preguntó a la prima de Sanes.

“Un poco de tranquilidad, de paz. Ya no hay bombazos, no tenemos balas en nuestros patios. No se estremecen nuestras casas. No tenemos el temor de que vuelva a suceder otro David”, sostuvo la mujer, quien entiende que la Marina aún no se ha ido de Vieques pues, según ella, el Gobierno federal aún tiene el control de algunas tierras viequenses.

Igualmente, a su juicio, se ha hecho poco en Vieques tras el cese de los bombardeos, pues persiste el daño ambiental y salubrista, y tampoco se ha generado un desarrollo socioeconómico.

¿Cree que la muerte de David fue en vano?, le cuestionó El Nuevo Día.

“No, porque logramos acabar el bombardeo que tanto daño nos hizo, pero queda mucha lucha por dar todavía”, sostuvo la mujer.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: