Reparación de daños en una laguna viequense

17 Jun

Editorial de El Nuevo Día

15 de junio de 2014

La situación que desencadena la crisis ambiental en la viequense Laguna Anones, hervidero de sustancias tóxicas que expulsa hacia el mar peligrosos residuos, merece, una vez más, que se le exijan medidas a las agencias federales, y en especial a la Marina de Estados Unidos, que sigue de espaldas a su responsabilidad.

Desde Puerto Rico, incansablemente, la comunidad científica ha exigido que se remedie el escape de las aguas contaminadas de Anones y de otras lagunas como Gatos e Icacos, que van a parar al mar a través de un canal de unos cincuenta metros que se abrió hace diez años. Las corrientes marinas arrastran peligrosos desperdicios hacia diversos puntos del Caribe, incluyendo la Isla Grande.

 

Se han barajado varias soluciones, como colocar barreras en el canal para impedir que salga el agua de la laguna o, lo que es también importante, evitar que entre el agua de mar y arrastre las sustancias tóxicas, fenómeno que se produce a menudo.

 

Ni siquiera se ha podido determinar si la apertura de ese canal, aun a sabiendas de que conectaba con un cuerpo de agua tan deteriorado y pernicioso, se hizo adrede, pues apareció tras el cierre del polígono de tiro, como ha sido documentado por el científico Arturo Massol en un reciente artículo en El Nuevo Día. Algunos aseguran que se trata simplemente de un desagüe que se abrió de forma natural, por la presión que ejercían las aguas de la laguna.

 

Como fuere, y pese a los numerosos pedidos de auxilio, las agencias federales han ignorado olímpicamente el foco de contaminación, y el Gobierno de Puerto Rico tampoco se ha ocupado del tema. Mal puede despegar la industria turística en el País cuando, con sólo hurgar en Internet, las personas interesadas en pasar aquí sus vacaciones, se encontrarían con que Vieques tiene el dudoso honor de contar con la laguna más contaminada del planeta, cuyos residuos desembocan al mar. Aparte de ello, están las miles de bombas lanzadas a la laguna, muchas de las cuales siguen en el fondo sin explotar y esperando que las desactiven, los líquidos que se desbordan que contienen elevados niveles de plomo, napalm, mercurio, arsénico y uranio reducido.

 

A medida que pasen los años, y empujadas por las inclemencias del tiempo, esas sustancias seguirán saliendo. ¿Cuán seguros se sentirán los bañistas en las playas de Vieques, y cuán seguros los de las playas de Puerto Rico, que también están expuestas a sufrir los estragos del babote que se desborda? El daño al ecosistema puede ser incalculable, todo derivado de la obstinación de la Marina y el grado de irresponsabilidad ambiental en que ha incurrido, algo que estremece la sensibilidad nacional e internacional por su potencial de vulnerar los recursos naturales de playas propias y ajenas.

 

De ese modo, estamos atrapados en un círculo vicioso: el Gobierno local evita formular exigencias duras, vinculadas con la contaminación irreversible, para no afectar el turismo, pero a la larga, las consecuencias serán mucho peor.

 

Hace más de un año, en este mismo espacio, alzamos la voz de alerta por la manera en que había decaído la pesca en Vieques y por las suspicacias que forzosamente levantaba el hecho de que los crustáceos y peces de las zonas donde desembocan los tóxicos, pudieran ser consumidos y afectar la salud de viequenses y visitantes.

 

En todo este tiempo, la situación no ha hecho más que empeorar. El silencio oficial es cómplice de un estado de cosas que no se va a arreglar por sí solas, sino que necesita de medidas científicas bien concertadas y ejecutadas, que precisan de inversión.

 

No tenemos que decir a quién le corresponde poner los fondos y colocar barreras en la laguna: obviamente a los mismos que han causado este desastre. A la vez, habrá que hacer una valoración de lo que han podido afectarse otras costas.

 

No se debe esperar a que llegue una denuncia formal de la comunidad caribeña para atender esta crónica de un abandono fatal.

http://www.elnuevodia.com/editorial-reparaciondedanosenunalagunaviequense-1793466.html#.U57zs60hju4.facebook

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: